Carne de Videoclub – Episodio 30 – La tele que nos parió

 Tal vez la etapa más feliz de una vida o al menos la que con frecuencia recordamos con más cariño es la que llamamos infancia y en ella si echo la vista atrás encuentro series y más series…Es complicado ponerse a hablar de ellas y por consiguiente siempre se quedan en el tintero mil y una series que en el instante en que le das a parar a la grabación te percatas que ni tan siquiera las has nombrado..
Valle Secreto fue una de esas series que el pasado día 2 de Agosto del 2014 en compañía de la familia Navas del podcast “Fuera de Series” ni tan solo comentamos… y es de las que yo llevo grabadas a fuego. Una especie de campamento de verano en el que había unos malos comandados por un tal Araña que sus fechorías y las de su banda eran recompensadas con chocolate… Motos de motocross y mil aventuras… Como cojones no hablamos de ella… ¡¡¡aiiiiiiiish!!!


¿Puede un malo tener un nombre más carismático? Lo dudo

Punky Brewster…. macho Punky y tampoco nos acordamos… un perro que jugaba al ajedrez, un compendio de amiguitos dignos de un anuncio de Benetton… un padre adoptivo llamado Henry, con esa protagonista digna sucesora de Pipi Calzaslargas o la hija secreta de Agatha Ruiz de la Prada y su nula capacidad de combinar colores (como yo…) De verdad es que no me lo puedo creer… que tenían una jodida casa árbol y nosotros hablando de Star Trek… perdónenme los Trekkies… pero que le follen al Enterprise y a toda la flota estela, donde se ponga una casa en un Arbol…

 
Una obra digna de Gaudi o Pepe Gotera y Otilio

 Autopista hacía el cielo… de verdad… nos hemos dejado a Michael Landon… Estamos fatal, no nos hemos tomado la pastilla… error fatal…. Solo de pensarlo… Un ángel, un tío barbudo con una gorra supercascarrabias (como yo….) y Dios que también era uno de los personajes recurrentes, si si, una entidad superior genérica sin nombre ni religión que luego llegan los líos aunque a mi me gustaba pensar que era el mismo dios que en Conan… Crom dame fuerzas o vete al infierno.


 Aunque el los llame gases divinos… son pedos por muy de ángel que sean

 Y chorrocientas más que tu te darás cuenta que se nos han olvidado pese a las casi 3 horas que compartimos frente a los micros en esta primera colaboración entre Fuera de Series y Carne de Videoclub, que como escucharas lo integrábamos por el lado de Fuera de Series: Don Carlos, C.J. Navas y Jorge Navas, y por el de Carne de Videoclub: David Webb y el aquí siempre escribiente Domingo Dark Vinyl. Ya sabéis no me hagáis zapping que os conozco.

2 comentarios a Carne de Videoclub – Episodio 30 – La tele que nos parió

  • Jpmiscelanea  says:

    Por Favor!!!!!!, no invitéis nunca mas a estos Tipos!!!!!, los dejáis 5 minutos mas y tenéis que cambiar el nombre por “Después de la Matanza;Carne de Videoclub”. Que primero fueron las series?aclarar que el presente vestido de añejo, no es realmente el pasado y menos aun los 80-90. Puedo sentir como os mordíais las lenguas en cada comentario, jajajaja

  • Vivier  says:

    Estoy de acuerdo con el comentario del compañero. Además empieza el programa y Domingo, con su chorro de voz, les dice que ellos tiwnen voces muy próximas y cuando empiezan a hablar np se les entiende la misa la mitad, parece que hablen con el micro metido en el esófago. Y el tipo que graba el que debería considerarse el peor audiocomentario hasta la fecha, largo y repitiendo hasta la arcada los térmi os “recuerdo” y “creo recordar”.
    La tele siempre será después del cine, incluso en los tiempos actuales donde está sobrevalorada en general, y sobretodo alargada en exceso para seguir exprimiendo productos, y productos es un término peyoeativo en este caso, productos que con menos metraje podrían explicar mucho mejor el mismo contenido.

    Un abrazo campeones.

Responder Cancel reply

Puedes usar etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuteco