Carne de Videoclub – Episodio 24 – El Anime que nos parió y Akira

Levantarse a las 7:30 como si te hubieran puesto un resorte en el culo es algo que por gusto pocas veces lo vas a hacer ahora y sin embargo cuando no sabíamos ni la mitad del mundo a esas horas hacíamos subir la audiencia de cualquier canal de televisión que nos programaran dibujos animados y en esa época sin saberlo deglutíamos el anime que nos llegaba como si de un bocata de calamares se tratara.

Heidi fue el inicio de una vorágine de series caracterizadas por un estilo de dibujo antes no visto en la península y que como el que no quiere la cosa se introdujo en nuestras vidas y las mismas madres que entonces te casi obligaban a verlos por lo “bonitos que eran” pocos años después criticarían todo el termino anime por el simple hecho de ser asiático.


Si te meto una Hostia te pongo a bailar…

Los partidos inacabables de “Campeones”, ese pueblo lleno de animalitos que descubría cada mañana que me levantaba a pescar y pillaba a esas horas intempestivas en “La aldea del Arce”, las sórdidas aventuras de un niño con un mono buscando a su madre llamado “Marco de los Alpes a los apeninos”, las luchas sin fin y las coñas con erótico resultado de “Dragon Ball” (o Bola de Drac para los que mamamos canal 9) y Ranma 1/2, un “Sherlock Holmes” buenrollero de Hayao Miyazaki, los llantos insofocables de mis primas y hermanas viendo los desengaños de amor de “Candy Candy”, las hostiacas y armaduras molonas de “Los caballeros del Zodiaco”, todas y cada una de ellas se incorporaron en nuestras vida de un modo u otro como citas obligadas en nuestra apretada agenda de niño y en nuestras aventuras diarias.


Era malo… pero como me molaba… lo mismo era por eso…

 Posiblemente la entrada al anime más adulto fue con la aparición en mi vida de “Akira” de Katsuhiro Otomo, aquel peliculón que sin llegar a entenderla en su momento al 100% se incorporo como la obra clave de las pelis de dibujos que molaban y que creo mil y un bulos en mis círculos cercanos, destacando aquel de la versión extendida de 6 horas producto de la mente de mi colega Rafa Zornoza (que güevos los tuyos). Una estética cyberpunk unida a un diseño artístico magnifico, una banda sonora inquietante y unos protagonistas tremendamente carismáticos son los ingredientes de la que posiblemente sea una de las obras maestras de la animación asiática de todos los tiempos.


Esto es lo que dice tu madre que te va a pasar si te revientas los granos

Ubicados en el recinto del IFAB donde se celebra el Albanime 2014 en Albacete, en plena celebración de este salón del manga nos juntamos David “Kaneda”Webb, Chechu “Saotome”, Miguel “Tetsuo” Skywalker y yo mismo Domingo “Terremoto” Vinyl para hablar durante algo más de dos horazas de todos aquellos recuerdos que han forjado nuestro carácter y personalidad.

Ivoox: http://www.ivoox.com/carne-videoclub-episodio-24-el-audios-mp3_rf_3066455_1.html

 

Carne de Videoclub – Episodio 24 – El Anime que nos parió y Akira

Levantarse a las 7:30 como si te hubieran puesto un resorte en el culo es algo que por gusto pocas veces lo vas a hacer ahora y sin embargo cuando no sabíamos ni la mitad del mundo a esas horas hacíamos subir la audiencia de cualquier canal de televisión que nos programaran dibujos animados y en esa época sin saberlo deglutíamos el anime que nos llegaba como si de un bocata de calamares se tratara.

Heidi fue el inicio de una vorágine de series caracterizadas por un estilo de dibujo antes no visto en la península y que como el que no quiere la cosa se introdujo en nuestras vidas y las mismas madres que entonces te casi obligaban a verlos por lo “bonitos que eran” pocos años después criticarían todo el termino anime por el simple hecho de ser asiático.


Si te meto una Hostia te pongo a bailar…

Los partidos inacabables de “Campeones”, ese pueblo lleno de animalitos que descubría cada mañana que me levantaba a pescar y pillaba a esas horas intempestivas en “La aldea del Arce”, las sórdidas aventuras de un niño con un mono buscando a su madre llamado “Marco de los Alpes a los apeninos”, las luchas sin fin y las coñas con erótico resultado de “Dragon Ball” (o Bola de Drac para los que mamamos canal 9) y Ranma 1/2, un “Sherlock Holmes” buenrollero de Hayao Miyazaki, los llantos insofocables de mis primas y hermanas viendo los desengaños de amor de “Candy Candy”, las hostiacas y armaduras molonas de “Los caballeros del Zodiaco”, todas y cada una de ellas se incorporaron en nuestras vida de un modo u otro como citas obligadas en nuestra apretada agenda de niño y en nuestras aventuras diarias.


Era malo… pero como me molaba… lo mismo era por eso…

 Posiblemente la entrada al anime más adulto fue con la aparición en mi vida de “Akira” de Katsuhiro Otomo, aquel peliculón que sin llegar a entenderla en su momento al 100% se incorporo como la obra clave de las pelis de dibujos que molaban y que creo mil y un bulos en mis círculos cercanos, destacando aquel de la versión extendida de 6 horas producto de la mente de mi colega Rafa Zornoza (que güevos los tuyos). Una estética cyberpunk unida a un diseño artístico magnifico, una banda sonora inquietante y unos protagonistas tremendamente carismáticos son los ingredientes de la que posiblemente sea una de las obras maestras de la animación asiática de todos los tiempos.


Esto es lo que dice tu madre que te va a pasar si te revientas los granos

Ubicados en el recinto del IFAB donde se celebra el Albanime 2014 en Albacete, en plena celebración de este salón del manga nos juntamos David “Kaneda”Webb, Chechu “Saotome”, Miguel “Tetsuo” Skywalker y yo mismo Domingo “Terremoto” Vinyl para hablar durante algo más de dos horazas de todos aquellos recuerdos que han forjado nuestro carácter y personalidad.

Ivoox: http://www.ivoox.com/carne-videoclub-episodio-24-el-audios-mp3_rf_3066455_1.html

 

Un comentario a Carne de Videoclub – Episodio 24 – El Anime que nos parió y Akira

  • Rafael P.  says:

    Uno nunca sabe cuándo ha empezado a ver anime, lo primero porque de pequeño no se sabe lo que es, y lo segundo es que hasta que no eres mayor no descubres que la mayoría de dibujos que veías de pequeño venían de Japón. Muchos sí eran evidentes, tipo Comando G, Ulises 31, Mazinger, Heidi o Marco. Otros ya no tanto, como Banner y Flappy o Belfy y Lillibit (ésta es la serie de duendes que no recordaba David el nombre).

    Seguramente Heidi y Marco son de las primeras que recuerda todo el mundo, que veíamos de pequeños y que muchos de nuestros padres también vieron. Del estilo recuerdo también El perro de Flandes, con un final bien puto donde los haya. Creo que los dibujos de antes tenían más valores que los de ahora, pero también te curtían el carácter cosa mala, porque aprendías muchas cosas que ahora ni se molestan en explicar.

    Con el paso de los años y con las cadenas privadas llegaron más series, unas claramente japonesas como Campeones, Supergol, Bateadores, Juana y Sergio, Julia, Bola de Dan, etc… (mucho deporte, sobre todo), pero también llegaban otras que no lo parecían, como Alfred J. Kwak o La aldea del arce.

    Recuerdo en verano por las tardes ver una serie en Telecinco que se llamaba Exploradores, que salía una chica llamada Lorena que nos tenía enamorados. Creo que la serie no duró más de ese verano, porque la gente no suele tener constancia de esa serie.

    Y luego claro, llegó Dragon Ball. Aquí empezaron dándola en Telemadrid y la pillé de casualidad en uno de los primeros capítulos donde a Bulma se le “veía” bastantes veces la pechuga. Años después, cuando pusieron la serie en Antena 3, recuerdo que a ese capítulo le metieron la tijera cosa mala y se quedó el capítulo en menos de un cuarto de hora. Y cuando en verano iba de vacaciones a la playa, me veía la serie en Canal 9, aunque no entendiera ni papa. Hasta me sabía (o eso creía yo) la canción en valenciano.

    De películas la primera que vi fue Akira, que la tenía un amigo grabada de Canal +. Recuerdo que me impactó por su violencia y a la vez me encantó por su animación. De la trama no podría decir, porque no entendí ni papa y no estoy seguro de haberla entendido aún. Pero claro, ahí fue la primera vez que vi unas tetas en dibujos, antes de verlas en Dragon Ball (más o menos) o en Ranma. Luego llegaron otras películas como Dominion Tank Police, Venus Wars, Ninja Scroll, Wicked city o Urotsukidoji (que encima resulta que era una versión censurada y que había una donde se veía más sexo aún).

    Después de eso me desconecté bastante del Anime y del Manga, si acaso viendo en la tele alguna serie cuando la pillabas (como comentabais) del estilo Doraemon, Digimon y más tarde Shin Chan. Y más o menos hasta ahora, que sigo sin ver demasiado, si acaso el Castlevania de Netflix, que me ha gustado mucho.

    Enhorabuena por el podcast, sois unos cracks.

Responder

Puedes usar etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuteco